PRIMERO CARDIO O FUERZA

QUÉ HAGO PRIMERO, ¿CARDIO O FUERZA?

Cómo organizar tu entrenamiento, si quieres o tienes que trabajar la resistencia cardiovascular y la fuerza.

¿Cuántas veces te has encontrado en el gimnasio sin saber si lo adecuado es realizar primero el cardio o la fuerza? Esto pasa mucho también con diferentes disciplinas deportivas, siempre hará falta un trabajo de fuerza en los entrenamientos, pero si entrenas para triatlón, por ejemplo, tendrás que combinar esos entrenamientos de fuerza con los de resistencia. y, ¿cómo lo hago? Vamos a empezar por lo fundamental siempre, EL OBJETIVO. Tienes que tener bien claro tu objetivo, tanto el de la planificación mensual como el de cada sesión del día. Sin tener UN OBJETIVO definido no vas a ningún lado, tú entrenamiento no será eficiente al 100%. Por eso, siéntate en casa cuando tengas un rato y con una hoja delante piensa a dónde quieres llegar. Después de tener esto claro puedes empezar a organizar tu semana, marcando primero el tiempo que tienes para entrenar, cuántos días a la semana puedes entrenar, y cada día de esos el tiempo que puedes sacar para ello. vamos a poner un par de ejemplos: EJEMPLO 1: «Quiero perder grasa, tengo 39 años, y puedo entrenar 3 días a la semana 1h cada uno de ellos.» Primero tenemos que analizar el punto de partida, la condición física en la que se encuentra esta persona. Como nos ha dicho, el objetivo principal es perder grasa, es decir, mejorar su composición corporal. ¿Cuál es el mejor ejercicio para perder grasa? El entrenamiento de fuerza. Siempre tendremos que ver desde dónde partimos, cada persona es diferente, y si partimos de una base en la que esta persona necesita perder mucha grasa la cosa no será igual, tendremos primero que mirar los hábitos alimenticios y movilizar esa grasa para empezar a perder peso antes de ponernos a entrenar a tope. Llegados a este punto, ¿qué hacemos ahora? ORGANIZACIÓN Y PLANIFICACIÓN DEL ENTRENAMIENTO. Tenemos 3 horas a la semana y sabemos (porque las evidencias científicas así lo avalan) que realizar entrenamiento de fuerza previo al cardio será más efectivo para la perdida de grasa. Por lo tanto lo repartiremos de esta manera: 30 minutos de entrenamiento de fuerza y 30 minutos de cardio. EJEMPLO 2: Qué pasa si practico un deporte como el triatlón, en el que hay días que tengo que hacer en el mismo un entrenamiento de fuerza y otro de natación por ejemplo, pero no tengo tiempo para poder hacerlo en diferentes momentos del día. En este caso deberemos priorizar, qué es lo que quiero trabajar, ¿priorizo la ganancia de fuerza o el entrenamiento especifico de la disciplina deportiva? Normalmente cuando se hace un entrenamiento de fuerza en estos deportes es porque estoy intentando ganar fuerza para mejorar el rendimiento, por lo tanto lo que priorizo es la fuerza. Y es este entrenamiento el que debo hacer primero. Al hacer la fuerza primero podré hacerlo al 100%, sin fatiga, y por lo tanto podré seguir la planificación en cuanto a los pesos establecidos sin miedo a lesionarme. Es verdad que después de hacer un entrenamiento levantando altas cargas de peso puedo pensar que si después voy a correr, a nadar o a andar en bici me voy a lesionar. Siempre hay que hacerlo gestionando bien las cargas, y siempre será más fácil de gestionar esa fatiga en el entrenamiento aeróbico que en el levantamiento de pesas. Conclusión: objetivo y planificación. Dale sentido a tu entrenamiento, motívate marcándote metas reales y a corto plazo. Es importante que vayas viendo resultados poco a poco y que veas el progreso disfrutando del camino para poder llegar al final.

Aiantraining

Más artículos del blog